He llegado a una conclusión, y quiero comenzar el blog compartiéndola con ustedes.

Instagram no es mas que un álbum de fotos, este álbum sin embargo, tiene el poder de robarnos la paz y sobre todo tiempo de calidad. Por supuesto, esto solo sucede si nosotros se lo permitimos. Sin nuestra autorización, nada tiene poder sobre nuestras vidas.

Nuestra generación esta experimentando una distorsión de la realidad, estamos confundidos! 

Creemos que un “like” o muchos seguidores nos convierten en algo mas, nos dan popularidad, o simplemente nos permiten sentir algún tipo de satisfacción personal. Experimentamos sensaciones de aceptación o rechazo que afectan nuestras vidas y la visión de nosotros mismos.

Cuantas veces te hiciste estas preguntas?

“Ella siempre sale perfecta en sus fotos, como hace?”

“Porque mi foto no tiene likes?”

“Ella tiene novio, porque yo no?

“¿Por qué mi vida no es así?”.

Comenzamos a experimentar una sensación de insatisfacción personal, que puedo asegurarte nada tiene que ver con la vida real. Sin darnos cuenta, podemos sentirnos “feas”, con una vida poco productiva o atractiva, o peor aun, que NOSOTRAS no somos lo suficientemente buenas.

Vamos a prestar especial atención a estas cosas:

1

Nuestra identidad virtual muchas veces es completamente diferente a nuestra identidad real. Seamos sinceros, jamás subimos una foto donde salimos malhumorados, frustrados o despeinados. Porque a veces las personas que lidian contigo a diario tienen tu peor versión? Usamos filtros para tapar lo que no esta perfecto, y me incluyo en estas lineas, a tal punto de tener una doble vida. La virtual y la real.

Le mostramos al mundo nuestra identidad virtual, mientras que nuestro entorno cercano es quien tiene nuestra verdadera versión. El problema radica en el momento en el que comenzamos a creer que la persona que estamos mostrando es mejor que la real.

2

En este punto vamos a detenernos, ya que en lo personal me veo afectada. No somos pocos los que nos hemos sentido mal con nosotros mismos como resultado de compararnos con las personas que vemos en las redes sociales.

Según un estudio británico, Instagram se lleva la  mejor calificación por su capacidad para generar ansiedad entre los jóvenes. Los usuarios reconocen que esta la app los afecta negativamente en su autoestima (imagen corporal), en sus horas de sueño y les genera el temor de quedarse fuera de las tendencias y modas actuales.

Instagram logra introducir con gran facilidad en nuestra mente, y especialmente en las mujeres, que nuestros cuerpos necesitan ser filtrados, necesitamos mostrarnos con ese retoque que nos hace mas parecidas a las demás.

No puedes olvidar que tienes el poder de elegir a quien sigues, y de la misma manera dejar de seguir modelos que te hacen sentir mal contigo misma. Tu decides que tipo de contenido te alimentan y cual debes desechar.

 

3

 

Aquí quiero hacer un alto y decirte una cosa importante. No te quedes con la impresión que ves de mí o de otras personas en las redes sociales!

No te compares con nadie, ni juzgemos a nadie por su “feed”, porque su vida no es un reflejo de las fotos.

Es nuestra tarea también compartir nuestras luchas con los demás, nunca sabes a quien vas a bendecir, en mi caso trato de expresar mis experiencias a través de blogs y podcast para que sean de ayuda para otros.

5

Que alguien te de like, significa que le gustas? Si alguien te pone un corazón, significa que te quiere?  Para nada.

Si bien puede ser una demostración de afecto genuina de alguien que te conoce y a quien le importas, en la mayoría de los casos no lo es. La gente que te valora de verdad siempre va a demostrártelo de mil maneras, no simplemente con un “like”.

Nos hemos vuelto adictos a estar conectados, a poder ventilar, saber, conocer, exponer detalles de nuestra vida privada. Las redes sociales  nunca se apagan. Están abiertas las 24 horas, los 7 días de la semana.

Necesitamos comprender que el tiempo se nos va, las horas pasan y nosotros estamos en el teléfono. Tenemos en nuestras manos el poder de decidir en que vamos a invertir las horas valioso que no estamos dedicando a la familia, a los amigos, o ayudar a alguien. Tiempo que le quitamos a nuestro crecimiento personal, espiritual y a Dios.

 

6

 

No estoy escribiendo esto para que cierres tu instagram (yo tampoco lo haría!) Lo que quiero es desafiarte y desafiarme a mi misma. Lo mas fácil seria no usar las redes sociales, pero la solución no es huir, si no que cambiemos su uso y su influencia hacia nosotros y hacia los demás.

Seguro estás leyendo este blog porque lo viste en mi instagram o mi facebook, mi post te llevo a algo más profundo que una foto o un like.

A eso me refiero. Esta si es la mejor versión de mi, la real y la transparente y te desafío a que también reveles tu mejor versión, sin editar y sin filtros.

Dios nos hizo nacer en esta generación digital, no nos vamos a resistir, sino que vamos a sacarle provecho a esta forma inmediata de expresión para bien.

Si me sigues sabes que soy optimista, y trato de ver siempre la mejor cara de todo. Las redes sociales no son malas, es una herramienta que nos puede hacer llegar a los demás de una forma increíblemente rápida.

Presta real atención y detecta si pasando tiempo en las redes sociales sientes que tu vida no es suficiente. Si esto te sucede, te invito a dedicar más tiempo viviendo tu vida real, haciendo las cosas que amas y con la vista en  tu real y mejor amigo JESÚS.

RECUERDA, mi propuesta es verdad y honestidad!

Podemos bendecir y levantar a otros con nuestra historia, con nuestra VERDADERA HISTORIA!

Laurita.

Leave a Reply

Your email address will not be published.